6 veces 12…

Imagen

Llegaste posiblemente, en uno de los peores momentos de mi vida. Me sentía desconsolada, hundida, perdida laboralmente, sintiendo que había dado tres mil pasos atrás regresando a la isla… encontraste un ser totalmente fuera de lugar, sin ánimo de cambio ni actitud positiva.

A nuestra historia irá siempre unido un principio de noche de escaparate y ninguna palabra, detalles banales comparado con el nudo del cuento… Decidiste preguntar e investigar. Sin conocernos de nada pasamos horas hablando y todo era fácil, palabras sensatas, soluciones básicas y sentido común… Aún así, empecé a escribir esta historia con muchas dudas y barreras, dudas quizá infundadas y barreras internas pero sobre todo externas. Que no eras para mí decían, que me merecía algo grande, mejor, que no se me veía feliz… Y posiblemente era cierto. Tenía tanto miedo a empezar de nuevo, a romper el caparazón que me protegía, a luchar y que fuese en vano, no quería estar en esta isla, renegaba de mi vida, de mi presente y de mi futuro, no era capaz de seguir adelante, no veía el camino… Qué felicidad podía haber ahí? Pero después de un tiempo, decidí entregarme, darlo todo y ellos se equivocaron y yo me di cuenta de que sí podía seguir dentro del camino. Me demostraste que eres lo más grande que puedo tener. Un amor natural, sencillo, fluido, incondicional y constante, que no ahoga, generoso como el que más, creyente de la libertad y con afán de superación constante.

Me rescataste de mis fantasmas, de los monstruos que inundaban la cama, de mi estado de negación constante desde que llegué a la isla. Me infundiste una protección que me permitió seguir adelante y no sólo en el amor, si no en todos los aspectos de mi vida. Me sacaste del infierno que yo misma me había creado y creído. Con una insistencia paciente o con una paciencia insistente… como un gran apoyo, como un gran compañero.

Y hay días en los que no sé por qué me quieres tanto, a veces dudo de que me lo merezca. Y lo sé porque me lo dices, pero sobre todo porque me lo demuestras a cada instante, en cada momento que compartimos y que convertimos en mágico. Me lo enseñas cada vez que somos capaces de hablar las cosas que no nos gustan, con calma y paciencia, superando esos silencios que a ambos nos cuestan, cada vez que aguantas mis quejas en los entrenos y me das ánimos a las tantas de la madrugada para que siga estudiando. Me lo demuestras en las pequeñas cosas del día a día, esas cosas que apenas valoramos, pero que finalmente son las más importantes, todo con cariño y cuidado.

Nosotros, que no somos románticos, ni pastelosos, ni amorosos, decidimos pintar nuestro pequeño universo con cosas de colores, dejamos de ser unidades grises para convertirnos en un equipo, donde la paleta de colores es infinita y donde juntos todo es mejor. Porque nos encanta ir contracorriente, somos chulos, imperfectos y sencillos. Y no hacemos de ello banalidades: nos equivocamos y aprendemos, tropezamos y nos apoyamos en el otro, nos caemos y tú te cabreas y yo me quejo, pero nos volvemos a levantar, porque la vida, al final es eso: echarle cojones y tirar adelante y, sin duda, es mucho mejor si lo haces acompañado. Hacemos de los lunes un domingo, de las noches días y de los instantes eternidad. No importa el día que haga fuera, porque tú eres de persianas bajadas, buscando hacer resplandecer la luz en nuestros cuerpos, las horas se pasan sin comer o cenar y las tonterías van una detrás de la otra. No hay día que no tenga su momento divertido, pasional o cariñoso, porque tenemos claro que hay tiempo para todo y que todo llega a su debido tiempo. No se fuerzan las cosas, no hay prisa, todo surge natural y es una bendición sentir que el día a día va funcionando.

No puedo aspirar a más, solo desear seis meses más de facilidad conectiva, de risas abdominales, de relojes sin manecillas y besos y tés de buenos días. Y dentro de ese medio año…ya veremos qué deseo!!  ❤ c.c.

 

“… te quiero como para escuchar tu risa toda la noche y dormir en tu pecho, sin sombras ni fantasmas, te quiero como para no soltarte jamás.”  — Mario Benedetti

Anuncios

Acerca de tricialuque

Soy una apasionada de las palabras, de los versos y lo que conforman. Y soy una apasionada de la vida con sus mejores y sus no tan buenos momentos, del amor, las relaciones, las personas, las sonrisas, las vivencias, el sexo... En este BloG encontrarás todo un batiburrillo en el que espero, encuentres el sentido de esas líneas y, si no, al menos te sientas identificado con algunas de las frases.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: