Imagen

Dejó de amar a esa niña y ella nunca supo muy bien porqué… Él dejó de amar sus piernas y sus hombros. Dejó de desearla, de sentirla, abandonó su cuerpo y sus labios. La dejó desapareciendo, en proceso de huida, de camino a quién sabe dónde, sola en las noches, sola en los días… Dejó de colorear sus rincones y él solo decidió ir muriendo lentamente, no se dejó ayudar, ni quiso seguir consejos. Siguió centrado en su interior, encerrándose en sí mismo, no queriendo ver más allá que sus propios fantasmas.     Aunque la distancia era muy breve entre sus bocas y entre sus cuerpos, el frío gobernaba las habitaciones, y ese mismo frío empezó a inundar sus vidas.

Ella le amaba, no dejó de hacerlo nunca. Lucho hasta el último aliento, gritó todas las palabras desde lo más profundo de su alma. Dudó de sí misma, dejó de quererse para quererle a él aún más y no fue suficiente. Acabó odiándole porque además de verla sufrir, nunca quiso darle su mano para que ella continuara tirando de él, no bastó para que él la siguiera por su camino, para que la senda fuera compartida, para que la vida que habían planeado siguiera adelante.                                                 Nunca hubo gritos, sólo ríos de lágrimas silenciosas. Hubo pocas palabras, largos silencios de él, llantos amargos de ella, encerrada en sí misma y sin poder expresar. Sólo él conocía su propio dolor y renuncia, pero no demostró compasión, aunque sí una tristeza profunda en algún momento.

Vivieron todo tan intenso, proyectaron tanto futuro, que ella tuvo que arrancar media vida de sus entrañas, tirar por la borda sus ilusiones con él, deshacer cabañas y huertos, borrar los esbozos de su porvenir… Lo hizo sin piedad pero con un dolor tan amargo que esperó no tener que sentir de nuevo. Ella decidió restaurar su equilibrio, romper con todo y cambiar drásticamente. Tuvo que sentir que su futuro se quedó en el pasado y empezar a vivir de nuevo por ella misma.

 

Y si te digo adiós no es porque no te ame, es porque un día me di cuenta que te amaba tanto que dejé de amarme a mi” (Roberto Rocha)

Anuncios

Acerca de tricialuque

Soy una apasionada de las palabras, de los versos y lo que conforman. Y soy una apasionada de la vida con sus mejores y sus no tan buenos momentos, del amor, las relaciones, las personas, las sonrisas, las vivencias, el sexo... En este BloG encontrarás todo un batiburrillo en el que espero, encuentres el sentido de esas líneas y, si no, al menos te sientas identificado con algunas de las frases.

Una respuesta a “

  1. mamita

    Lo he intentado varias veces y no lo consigo, no se porque soy tan torpe para estas cosas, en fin te quiero decir, que me encanta la forma que tienes de escribir/decir, en poco tiempo te veo publicando un libro princesita. Besos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: