El primer hombre de mi vida

Scan foto

Dicen que el primer hombre que conoces, es el que marca tu vida, tus experiencias, tu sentir, es el que limita como actuarás, como serán las siguientes relaciones… El primer hombre es con el que comparas a todos los demás inevitablemente, ese hombre que te marca, desde el primer momento para toda la eternidad. Lo quieras o no, ese hombre no se olvida, aunque desaparezca de tu vida por mil motivos, aunque nunca más tengas contacto con él, esas vivencias no se borrarán de tu mente y, aunque no seas consciente, marcarán el resto de tu ser y de tu actuar con los demás.

Y ese hombre es mi padre, tu padre, el de todas y cada una de nosotras. Nuestro padre es el primer ídolo que las mujeres tenemos, aunque suene a complejo de Electra, es inevitable y no es bueno ni malo, sólo depende de cómo lo tomemos, según vayamos avanzando en nuestras vidas, vayamos madurando y la relación con otros hombres nos marquen también. Porque es verdad que la relación con un padre siempre es cambiante, va variando y modificándose dependiendo de la etapa de la vida donde te encuentras como mujer, y la mía claramente lo ha sido, pero por suerte la madurez te hace discernir las cosas de otro modo.     Yo a mi padre siempre lo he adorado,  estuviera o no a mi lado, a pesar de que muchas veces se mereciera un collejote, o un par o tres. De hecho mi madre nunca entendió tanta adoración y yo no tengo explicación a eso mas que es mi padre, es el primer hombre de mi vida! Y este escrito es para él…

Para él, porque es el hombre al que yo despertaba las mañanas de cole tirándome sobre su cuerpo de manera no muy fina, porque era él el que me hacía la trenza antes de salir a esperar al autobús, esa trenza que, años más tarde, después de mi comunión, decidió liquidar de mi cabeza… pero dejemos los malos rollos y las terceras influencias. Mi padre fue el primero en dedicarme y cantarme canciones: sentada en su regazo, apoyaba la guitarra en mí y se pasaba las horas tocando y cantando, mientras yo escuchaba y sonreía. A mi padre era a quién besaba en los “morros” desde que tenía uso de razón, y recuerdo que, cuando era más mayorcita, si le ponía la cara se enfadaba: “dejarás de darme besos en los morros cuando tengas novio” Y a los 15 años el novio llegó, y él habría matado por su hija si hubiera hecho falta, pero no fue así, y todo volvió a la calma.

Fue el primero que me consoló cuando una de mis mejores amigas falleció en un trágico accidente. Sólo él me abrazó pacientemente y esperó a que yo llorara todo lo que necesité. No recuerdo si intentó consolarme con palabras, supongo que sobraban, pero sí recuerdo el abrazo, apoyado en la barra de la cocina, como si fuera ayer. Mi padre ha sido hombre de pocas palabras y digo ha sido, porque unos años atrás, decidió tirar lastre, cambió de vida, nos abrazamos, lloramos todo,  hablamos de verdades y empezó a decir <te quiero>, empezó a expresar, a sentir, a recuperar su esencia, a llorar y a hablar con miradas, gestos cariñosos y palabras bonitas.

Porque nadie cocina paellas como mi padre, nadie!! Y los que me conocen saben que soy muy poco tolerante con las paellas de los demás, y a veces lo siento y me sabe mal, pero si no sabes hacer paella cocina otra cosa, o más fácil, no digas que es paella! XD                                                               Porque hay pocos hombres tan “apañaos” como él: lo mismo te guisa, que te hace un mueble, que te plancha, que te diseña unas bolsas, que si un estucado en la pared por aquí o un baño nuevo por allí. Todo recursos, todo soluciones, todo perfeccionismo! Es ordenado y meticuloso, limpio y un poco desastre con las nuevas tecnologías: se pelea y le habla a la impresora como hago yo! (Malditas máquinas con vida propia!)

Y porque hoy es su cumpleaños, y aunque no puedo celebrarlo a su lado hoy, no podía marcharme sin dejarle un texto de felicitación en el blog y la llamada correspondiente bien prontito, como le gusta hacer a él!  Porque te quiero mucho papá y me encanta que volvamos a estar juntos y verte tan feliz con tu vida y tus proyectos, porque tienes una capacidad de transformación laboral brutal y porque en todo ves oportunidad y eso siempre es muy positivo, sobre todo porque te permite seguir adelante en la vida sin mirar atrás. Y eso es digno de admirar sobre todo para las personas a quienes el lastre del pasado no les deja avanzar.

Lo dicho, te quiero, te quiero y te quiero! El finde que viene lo celebramos como toca!

Millones de besos mojaos y abrazos fuertes!

IMG_159433735307326

Anuncios

Acerca de tricialuque

Soy una apasionada de las palabras, de los versos y lo que conforman. Y soy una apasionada de la vida con sus mejores y sus no tan buenos momentos, del amor, las relaciones, las personas, las sonrisas, las vivencias, el sexo... En este BloG encontrarás todo un batiburrillo en el que espero, encuentres el sentido de esas líneas y, si no, al menos te sientas identificado con algunas de las frases.

Una respuesta a “El primer hombre de mi vida

  1. Papito

    Muchas gracias hija, sin duda tú fuiste el mejor regalo de mi vida y tu escrito casi me ha emocionado tanto como la primera vez que te tuve en mis brazos… espero que juntos sigamos creciendo y disfrutando el uno del otro. Te quiero!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: