Y llega la vida y te para.

1005818_678065618873249_804571715_n

…y llega la vida y te para, así, de repente, porque sí. O porque no… porque no quisiste parar en su momento cuando pudiste hacerlo para reflexionar sobre todo lo que te estaba pasando e iba a ocurrir. Para entender los porqués y que todo lleva un proceso físico pero sobre todo mental, ese proceso que no has querido asumir. Quisiste ir rápido, sin pensar, sin investigar, sin preguntar, llorando a escondidas… que todo fuera efectivo y ya.

Pruebas, resultados, sorpresas, eso no está bien, más pruebas, más resultados, dudas, miedos, lloros, intervención, anormalidad, la palabra innombrable, terror, por qué yo, no pensar, seguir, angustia, retrasar la realidad, anteponer todo, extirpación, dolor, deshumanización, pensamientos dubitativos, continuar como si nada, no calma, pa’ qué?, te crees fuerte, siempre lo has sido, trabajo, trabajo, trabajo y zas!

La vida te para porque no has querido escuchar, ni a ti misma ni a tu gente y punto, no hay mayor explicación posible que esa. Y no sirve de nada que te castigues ahora, que digas que eres cabezota e idiota. Para!, reflexiona, escúchate y sé coherente y consecuente. Te para para que te preguntes: qué haces? Porqué así? No hay mejor manera?

Así que para y pregúntate qué pasó con tus principios, con esos que defendías a capa y espada sobre la vida, sobre disfrutar y no vivir esclava al mundo laboral, dónde quedó eso?

Pregunta a las arrugas de tu frente, a tu ansiedad y tu estrés si te está compensando la vida, si vas a seguir adelante, pero vas a poder hacerlo de otro modo, cambiando las prioridades, volviendo a hacer sonreír tu alma alimentándola de pequeños momentos de satisfacción diaria, disfrutando de lo que haces siempre y en cada instante y sonriendo a la vida como siempre hacías, superando las adversidades pero siendo consciente de lo que supone y no queriendo saltar la zanja sin mirar.                                              Recuerda, eres tú la que hablas de aceptación en tus meditaciones de Balance cuando das clase… por qué no te aplicas? Trabaja la aceptación consciente y asume aunque llores, deshaz tus miedos, comunica y agradece. Vuelve a bajar al mundo real y acércate de nuevo a los tuyos, a esos que has relegado de tu vida por ser una enferma de “estar ocupado”.

Calma, respira, todo pasa, sólo necesitas tiempo y todo volverá a su lugar.

Confía, te lo prometo.

1374761_241764409309697_1174779033_n

Anuncios

Acerca de tricialuque

Soy una apasionada de las palabras, de los versos y lo que conforman. Y soy una apasionada de la vida con sus mejores y sus no tan buenos momentos, del amor, las relaciones, las personas, las sonrisas, las vivencias, el sexo... En este BloG encontrarás todo un batiburrillo en el que espero, encuentres el sentido de esas líneas y, si no, al menos te sientas identificado con algunas de las frases.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: